jueves, 26 de abril de 2012

A mi Señor!




(Una súplica del alma)

Líbrame…del yugo de mi sombra y mi pasado…de las horas negras donde lloré pedazos de mi vida y la tristeza se escondió en mi alma…líbrame del eco de mi grito que a veces asoma a mi ventana y se agita como el viento en mi garganta y que me hace daño…así como del pálido lamento de mi orgullo que tanto se ofusca por tomarme y darle rienda a mi despecho, que suele reírse de mis ojos y colgarse de mi pelo, como una antorcha que quema mis sentidos y lleva hasta el olvido, mi Dios, ese valor del sacrificio que tú hiciste tan sólo por amarme, desangrando tu cuerpo hasta cubrirme con la gracia de tu amor y tu perdón!

Eileen


           Hazme merecedora de ti con tu misericordia!

Vicisitudes...



Todo tiembla
se derrama
y calla

El sepulcro grita
y la noche llora
su batalla

Entre el eco
de una voz insoluta,
y entre el viento...

La ciudad está
gimiendo ahora...
la ausencia de la paz
en nuestra tierra!

Eileen


SIN FRONTERAS

Y quién romperá las cadenas
del alma, la vida y la tierra
del hombre y los campos
del mar y sus barcas

Y aquellas pequeñas corazas
que marcan la línea imperfecta
que siembra fronteras
en la humanidad!

Eileen


POR LA INVASIÓN DEL HOMBRE

Como un lobo herido en el invierno
se arrastró el hastío
en esa noche gélida y desnuda
donde lloran las montañas
y el ocaso no amanece nunca

por el hambre y el dolor que el hombre
le provoca a la simiente libre…
que aniquila de la selva lo sublime
y deja huérfana la vida en el dolor!

Eileen


NUNCA MÁS
  Por la mujer maltratada

Nunca más
la noche fría
..su cara rota...
cuando la embistes

Ni el mar callado
del mutis en los labios,
ante el abandono del alma
por tus heridas!

Eileen



Juventud

Bajo mis faldas
los sueños de niña
acurrucados en mis rodillas
y este sueño de mujer
en mi regazo

Bajo mis blusas
el lánguido temblor
de la añoranza
y este cuerpo de mujer
con dos montañas

Bajo mis ojos
la lluvia de abril
que escurre suave
y en dulce juventud
pupilas claras
que asoman a mi dulce
madurez!

Eileen


DE LECHE Y MERMELADA

De leche y mermelada las tardes del pueblo
y el tren en la estación del alma, que avanza
y se pierde en la memoria
como un susurro suave de zorzales
que en las ramas, anuncian cuando el alba
asoma desnuda su mirada y amanece…

Ay cuanto añoro las meriendas con la abuela
y sus cantos de guitarra blanca…su cara…
de mirada dulce y amorosa como alondra
que adornaba mi ventana con sus rosas
y mi vida…con su risa de cigarra…

De leche y mermelada las tardes de mi alma
que afloran en recuerdos que me encantan,
de mi dulce intimidad entre mis sueños…
la inocencia en mi niñez…alma de niños…
y mi suave juventud…entre jilgueros!

Eileen


LA ANCIANA EN LA VENTANA
(POR LOS VIEJITOS EN LOS ASILOS)

El estéril vaivén de los vientos apretaba fuertemente su ansioso respirar cansado y sus ojos, mirando hacia la noche que desnuda ( coqueteaba con la luna), intentaron contener el sueño que hacia de sus párpados dos mármoles pesados de silencios, queriéndose abrazar a sus sábanas ajadas por el tiempo, como su rostro viejo y su pelo desteñido, triste recuerdo de su juventud lozana…y cabelleras negras como selvas vírgenes que pueden ensancharse hasta los mares y mezclarse con la arena tibia bajo el sol del alma, que brilla en suavidad perpetua en su memoria…

Absorta en el tic tac sediento del reloj de aquella plaza que retumba en su silencio…quería aferrarse al escrutinio de sus ojos traviesos y curiosos que habían visto el mundo y sus rincones por tantos años, que hacía mucho había perdido la cuenta de sus pasos arrastrando los recuerdos, algunos mal heridos y otros olvidados, más todos… como vástagos preñados de nostalgias que intentaban contarle aquella historia de su vida, lejana, silente y retratada, en ese viejo álbum suyo de etiquetas despintadas y de pálidos colores en esos rostros tan amados de antaño y que hoy susurran sus olvidos.

Y en un final esfuerzo por mantener sus pupilas de estrellas apagadas abiertas a la noche…el sueño se acurrucó en sus ojos, mausoleos de mil imágenes amadas y lugares recorridos, como sombras por los años…y durmió como una golondrina sobre esa almohada blanca que llegaba a confundirse con sus largas canas bordadas de plata…y exhaló un suspiro…en el momento exacto en que como un ángel, abandonó su antigua morada… de su cuerpo sin vida tendido en la cama!

Eileen




LIBERTAD

El grito de tu alma
trasciende, se escucha
se palpa y se siente

Allí...
donde grita un pueblo
mal herido!

Eileen


MUÑECAS DE PAPEL

Tu mirar inseguro
latente y herido

de triste esclavitud
de niña

que pierde la inocencia
en las manos del monarca

que la atrapa y la condena!

Pequeño querubín que llora
en las manos del verdugo

que la azota
vendiéndole su alma a la nostalgia

Y su cuerpo
al hombre sin conciencia!

Eileen


Sin hogar

Perdió en la juventud
su voz de niña,
y el paso...
que la lleva a su morada

La niña en soledad
que se abandona…
del suelo al corazón 
y hasta su alma!

Eileen


Orfandad

Tristeza olvidada...
abandono en orfandad siniestra,
que rompe las entrañas
y defrauda

El grito de la niña que sin alma…
se entrega al laberinto
de una casa...sin vida, sin amor,
SIN ESPERANZA!

Eileen


A VIVA VOZ

Con esa fuerza que emana en las entrañas
el amor y la conciencia que derramarse de tu alma,
y una lágrima callada en el rostro de una dama...
así grita la injusticia...pidiendo libertad!!

Eileen



AL HOMBRE MALVADO

Disfraz herido
de mancuernas y silencios
de tinta roja y sangre
- el hombre -
cuando miente 
y envenena!

Figura prensada
como empaque
- que caduca -
que guarda hiel y bruma
luz de tarde y luna rota

Es el hombre
que sin nombre
y como todos,
él se llama lluvia
y es tormenta!

Eileen


por Gildardo Gutièrrez Isaza


SOLEDAD DE LA TIERRA

Guerra sangrienta y atroz,
el miedo vuelve ante el olvido de sus miserias.
Niebla y oscuridad en la conciencia.
Fusil que medra todos los sueños y las esperanzas.
Noche sentida por todos;
civilización del silencio ante el descenso de la muerte.

Imagen no reflejada cuando la descarga desciende,
cuando el impacto hace temblar la tierra
y el eco se propaga en su honda de destrucción.
Fauces abiertas devorando la paz de la tierra;
suavidad del aire que se enciende ante el holocausto sangriento,
ante la infamia del hombre que asesina a su propio hermano.

La guerra no justifica la barbarie,
porque nada puede justificar la muerte de un ser humano.
Colores, ideologías, paradigmas que se encubren ante la felonía
del hombre que vestido de dios hace justicia.
Fronteras y límites que socavan la hermandad.
Limites sangrientos del acantilado de la tormenta.

Seremos tierra del río, soledad de la tierra, ausencia de sentimientos
Si dejamos que la guerra se expanda con sus nefastos tentáculos.

Nada puede justificar la guerra, la barbarie o la ignominia.
Descendemos sobre las espinas del horizonte
acrecentando el silencio, esclavizando las palabras,
cercenando la vida cuando el pelotón apunta a la victima.
Tiro de gracia, serenidad plegada sobre los ojos del terror
cuando se rompe el silencio y el grito se ahoga en la garganta.

Horda sangrienta revestida de ideales que no pueden justificar
la crueldad y la ignominia.
Alimentando la sal de la heredad yacen los cadáveres
ante los ojos abiertos de un cielo que grita y calla...
Corazón humano recubierto de amalgama, de desprecio;
ideologías que hacen parte de la depravación
del hombre acentuando su instinto bestial y sanguinario.


Sumergido ésta el hombre en su deseo de riqueza y poder
buscando como lobos heridos la oscuridad de la noche
para exhibir sus miserias.
He venido a purificar la sangre del caído, a levantar la bandera
ya que los muertos no pueden decir:
¡Basta!





NIÑOS DEL DOLOR

Holocaustos de silencios
metralletas negras
la muerte que deambula
y el hombre…la perpetua

Dolor y sangre corre
en las almas quietas
de ese pueblo que en quimera
se esconde y desespera

porque el vástago maligno
que avanza en su dominio,
destruye con sus manos
sus designios!

Y rompe la inocencia
del niño y su conciencia,
matando en genocidio
su destino!

Eileen


Abandono y orfandad

las sombras de las noches infinitas, el andar callado bajo el negro pergamino que nos mira...el insólito gemir del viento y la nostalgia, que se amarra a nuestras faldas, cuando pasas y estoicamente callas, ante el grito de la vida, la amargura y los silencios, que se rompen en el rostro de los niños sin hogar!

Eileen


ÁRBOL DE BUENOS FRUTOS

Tu rostro de manzanos,
árbol que creces fuerte
en las colinas nevadas,
y en tus prados…
las dulces huellas
de tu alma!

Fruto que germinas
y alimentas...
el espíritu del hombre!
Y que bebes de la fuente
que restaura…
del Cristo, tu eterno Salvador!

Eileen


TRISTE HUMANIDAD

Cuanta locura se desdobla 
en este mundo de carencias
entre la historia viva de los muertos
y la muerte triste de los vivos,
que perduran como antorcha
entre el mal y la inconsciencia de los hombres!

Eileen

A TI…POETA


Las noches infinitas

y este canto,
una pausa en el camino
y el arriero

La luna que se queda
allí en la noche blanca,
y el paso de la ausencia
triste y sola

La huella en su gemir
…pisando fuerte,
y el viejo se despide
de la vida

La luz de tu mirar
y el suave parpadear,
allí en el resplandor
de una caricia

La vida en su misterio
nos envuelve,
y eco del olvido
nunca muere

Por eso en su cantar
el verso ha de llorar,
poeta en su rincón
de miel y leche!

Eileen



EN TU MEMORIA…

Tu amada lloraba en silencio
con ese susurro apenas perceptible,
de la noche, la lluvia y la luna
en inmenso duelo 

El féretro gemía
en el silencio de la muerte,
y se mostraba intacto
ante los vientos del vacío

La sombra de la aurora negra
oscurecida y en remanso,
allí entre el pañuelo quebradizo
de su pálida mano

Y aquel recuerdo en auge
asomando por sus ojos,
en lágrimas de incienso y mirra
tirándose al abismo

Sí…tu amada lloraba en el silencio
bajo el gélido dolor de madrugada,
que calaba hasta los huesos
de su alma…enamorada!

Eileen

Por ti Otto René, que te recordaremos siempre
y por tu amada esposa Fidelia, que te extraña.


INFANCIA DESTROZADA

Y quedó la sombra 
de una infancia maltratada

De su huella en el tiempo 
de holocausto y fuego,

De pobreza y vanidad 
en ciega humanidad de hierro

El hombre en su avaricia extrema
y su poder maligno

Cercando su inocencia 
y su pudor!

Eileen


MEMORIAS EN DUELO

Por el hombre que mutila el alma

Tu historia
fundida en acero,
como látigos y péndulos,
como escarcha fija
en noches frías

Rugido estéril que grita
en esas noches vanas
de morir tan lento…
en medio de caminos viejos
y llenos de silencios

Tu historia entreabierta
en mansiones desiertas…
donde el viento asoma
por la repisa rota
de esta guarida!!

En esos lúgubres castillos
…de torres y piedra…
donde muere una princesa
en soledad de ancestros
de musgo y hiedra!

Ay de tu historia calcina
de fuego y desahucio
de bruma y silencio…
y con la daga en herida
del hombre que lastima!

Eileen




HOLOCASUTO Y DOLOR

Herida en su simiente –la vida-
en las manos del malvado
que calcina y que condena
en holocausto ardiente
su sombra, su dolor y muerte!

Eileen