martes, 8 de mayo de 2012

NIÑOS DE LA CALLE



Insolente silencio
que murmura al oído…
al pasar de la noche…
y la ausencia del nido

Flagelo de las horas
vestidas de amargura…
que lloran la locura
del tiempo en el reloj…

Desnudos de los cuerpos
mojados con la lluvia…
se encuentran esos niños
...hijos del desamor…

Y un sueño en la distancia
que tocan con los dedos,
aquellos que en la ausencia
la vida los dejó

Aceras silenciosas…
las sombras insolentes…
los niños de la calle
llorando en soledad…

Su tímida agonía…
se encuentra en sintonía
con el rincón ausente
de un pobre corazón…

Que llora el abandono
absoluto y desmedido,
que les dejó el olvido
de nuestra sociedad!

Eileen

sábado, 5 de mayo de 2012

A los Valientes!



Un grito de protesta por la infamia

Por la mujer que ha llorado la ausencia de la vida, 
por el hombre que transita en la memoria, 
por los hijos en la búsqueda del alma, 
y por el robo de los sueños sin morada,
en las cárceles desnudas sobre piedra

Por el hombre que se marcha y no regresa, 
por la guerra de ciudades infestadas 
por el hambre, la ambición y la locura,
del gobierno que hace trueques con el alma 

Por la inquieta humanidad que la sustenta 
y que se muere por poderes que la sangran…
POR LA POBRE LIBERTAD DEL QUE SE EXPRESA
...pues con muerte callarán su integridad!

Eileen

Gildardo Gutièrrez Isaza


En honor a los millones de Judíos que murieron en los campos de concentración Nazi



HOLOCAUSTO
Tiempo de versos, limados con sangre,
tiempo que se agita entre mis manos
cuando el turbión de la muerte se avalancha
sobre mi carne, sobre mi espíritu...
Afuera,
como guardando el equipaje de la muerte,
Con el orgullo de una raza, su poder y su linaje,
Se desmorona la mañana,
la sombras caen como racimos de luceros sangrantes.

Suspirando desde la torre centinela del recuerdo:
Auschwitz-Birkenau, Dachau, Amersfoort, Arbeitsdorf, Banjica, Breendonk
desde la oscura cloaca del terror, bajo la sombra del pasado…
Holocausto, Holocausto, hordas sangrientas, 
Es tarde,
Mi ser se agita,
Se bebe el holocausto en gotas de olvido
Como si pudiera la memoria hacer un alto en el camino,
Como si millones de judíos no hubieran muerto.

El hombre camina con su mirada perdida como evadiendo,
Como luchando por olvidar, 
Haciendo un hueco en su memoria
Es triste.
Mi ser se agita, se convulsiona en los recuerdos:
Laberintos, alambradas, cámaras de gas, trenes llenos de Judíos.
La noche
surge como un eclipse de miedo,
es la hora, 
es el instante en que la bestia surge del centro de la tierra
con sus manos hambrientas, 
con sus fauces de fuego

Tiempo de versos que se desmadejan en silabas sin eco,
en palabras sangrantes, heridas por el silencio;
del campo de concentración, la púa, el alambre,
el terror, la devastación, el exterminio
fusil que medra la alegría, la raza,
que ahondan mi tormento.
Se bebe el holocausto en gotas de olvido
Como si la memoria pudiera e hiciera un alto en el camino,
Como si los seis millones de judíos no hubieran muerto.
Tiempo de versos manchados con sangre.

jueves, 26 de abril de 2012

A mi Señor!




(Una súplica del alma)

Líbrame…del yugo de mi sombra y mi pasado…de las horas negras donde lloré pedazos de mi vida y la tristeza se escondió en mi alma…líbrame del eco de mi grito que a veces asoma a mi ventana y se agita como el viento en mi garganta y que me hace daño…así como del pálido lamento de mi orgullo que tanto se ofusca por tomarme y darle rienda a mi despecho, que suele reírse de mis ojos y colgarse de mi pelo, como una antorcha que quema mis sentidos y lleva hasta el olvido, mi Dios, ese valor del sacrificio que tú hiciste tan sólo por amarme, desangrando tu cuerpo hasta cubrirme con la gracia de tu amor y tu perdón!

Eileen


           Hazme merecedora de ti con tu misericordia!

Vicisitudes...



Todo tiembla
se derrama
y calla

El sepulcro grita
y la noche llora
su batalla

Entre el eco
de una voz insoluta,
y entre el viento...

La ciudad está
gimiendo ahora...
la ausencia de la paz
en nuestra tierra!

Eileen


SIN FRONTERAS

Y quién romperá las cadenas
del alma, la vida y la tierra
del hombre y los campos
del mar y sus barcas

Y aquellas pequeñas corazas
que marcan la línea imperfecta
que siembra fronteras
en la humanidad!

Eileen


POR LA INVASIÓN DEL HOMBRE

Como un lobo herido en el invierno
se arrastró el hastío
en esa noche gélida y desnuda
donde lloran las montañas
y el ocaso no amanece nunca

por el hambre y el dolor que el hombre
le provoca a la simiente libre…
que aniquila de la selva lo sublime
y deja huérfana la vida en el dolor!

Eileen


NUNCA MÁS
  Por la mujer maltratada

Nunca más
la noche fría
..su cara rota...
cuando la embistes

Ni el mar callado
del mutis en los labios,
ante el abandono del alma
por tus heridas!

Eileen



Juventud

Bajo mis faldas
los sueños de niña
acurrucados en mis rodillas
y este sueño de mujer
en mi regazo

Bajo mis blusas
el lánguido temblor
de la añoranza
y este cuerpo de mujer
con dos montañas

Bajo mis ojos
la lluvia de abril
que escurre suave
y en dulce juventud
pupilas claras
que asoman a mi dulce
madurez!

Eileen


DE LECHE Y MERMELADA

De leche y mermelada las tardes del pueblo
y el tren en la estación del alma, que avanza
y se pierde en la memoria
como un susurro suave de zorzales
que en las ramas, anuncian cuando el alba
asoma desnuda su mirada y amanece…

Ay cuanto añoro las meriendas con la abuela
y sus cantos de guitarra blanca…su cara…
de mirada dulce y amorosa como alondra
que adornaba mi ventana con sus rosas
y mi vida…con su risa de cigarra…

De leche y mermelada las tardes de mi alma
que afloran en recuerdos que me encantan,
de mi dulce intimidad entre mis sueños…
la inocencia en mi niñez…alma de niños…
y mi suave juventud…entre jilgueros!

Eileen


LA ANCIANA EN LA VENTANA
(POR LOS VIEJITOS EN LOS ASILOS)

El estéril vaivén de los vientos apretaba fuertemente su ansioso respirar cansado y sus ojos, mirando hacia la noche que desnuda ( coqueteaba con la luna), intentaron contener el sueño que hacia de sus párpados dos mármoles pesados de silencios, queriéndose abrazar a sus sábanas ajadas por el tiempo, como su rostro viejo y su pelo desteñido, triste recuerdo de su juventud lozana…y cabelleras negras como selvas vírgenes que pueden ensancharse hasta los mares y mezclarse con la arena tibia bajo el sol del alma, que brilla en suavidad perpetua en su memoria…

Absorta en el tic tac sediento del reloj de aquella plaza que retumba en su silencio…quería aferrarse al escrutinio de sus ojos traviesos y curiosos que habían visto el mundo y sus rincones por tantos años, que hacía mucho había perdido la cuenta de sus pasos arrastrando los recuerdos, algunos mal heridos y otros olvidados, más todos… como vástagos preñados de nostalgias que intentaban contarle aquella historia de su vida, lejana, silente y retratada, en ese viejo álbum suyo de etiquetas despintadas y de pálidos colores en esos rostros tan amados de antaño y que hoy susurran sus olvidos.

Y en un final esfuerzo por mantener sus pupilas de estrellas apagadas abiertas a la noche…el sueño se acurrucó en sus ojos, mausoleos de mil imágenes amadas y lugares recorridos, como sombras por los años…y durmió como una golondrina sobre esa almohada blanca que llegaba a confundirse con sus largas canas bordadas de plata…y exhaló un suspiro…en el momento exacto en que como un ángel, abandonó su antigua morada… de su cuerpo sin vida tendido en la cama!

Eileen